Carola J. Rivas | El lado positivo del miedo
Los avances científicos nos permiten tener una mayor comprensión sobre la biología de las emociones, es decir, como éstas se originan y se manifiestan. Las conclusiones han sido de gran provecho para la humanidad, entre ellas está que las emociones tienen una intención positiva y cumple un papel fundamental en nuestro equilibrio funcional.
El lado positivo del miedo coaching
22347
single,single-post,postid-22347,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.1,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

El lado positivo del miedo

Lunes-06-02-2017 2 (1)

El lado positivo del miedo

Los avances científicos nos permiten tener una mayor comprensión sobre la biología de las emociones, es decir, como éstas se originan y se manifiestan. Las conclusiones han sido de gran provecho para la humanidad, entre ellas está que las emociones tienen una intención positiva y cumplen un papel fundamental en nuestro equilibrio funcional.


Por una vez más en esta semana, acompaño en una sesión de coaching a una persona que declara sentirse paralizada, aungustiada e insegura, y con un pensamiento muy claro en su mente “me quiero ir de este país”.  De hecho, desde hace unos ocho meses, de cada 10 sesiones de coaching que atiendo, de seis a ocho de éstas se encuentran vinculadas al tema emigratorio. Lo que me alerta de esta situación es el estado de desequilibrio en el que recurren a mí estas personas, quienes evidencian una convicción sobre su decisión y, sin embargo, están llenas de una emoción que a algunos les cuesta identificar: el MIEDO.

Los avances científicos nos permiten tener una mayor comprensión sobre la biología de las emociones, es decir, como éstas se originan y se manifiestan. Las conclusiones han sido de gran provecho para la humanidad, entre ellas, que las emociones tienen una intención positiva y cumplen un papel fundamental en nuestro equilibrio funcional.

Si se consideran las siguientes cinco emociones como las denominadas “emociones básicas” – realizo esta aclaratoria pues hay diferentes aproximaciones al tema, algunos estudiosos agregan otras – miedo, alegría, rabia, tristeza y amor; esto quiere decir que, inclusive algunas de las que usualmente percibimos como no tan provechosas y, por lo tanto, tendemos a no aceptar en nosotros mismos, tales como el miedo y la rabia, cumplen una función vital para que podamos sobrevivir y adaptarnos al mundo.

Ahora ¿qué sucede cuando alguna de estas cinco emociones, que fueron “diseñadas” para ser de corta duración, permanece por un largo período de tiempo? Allí es donde se presenta el inconveniente, porque estas prolongaciones de las emociones primarias nos llevan a estados no deseados.

En nuestro caso de referencia, el miedo, encargado de protegernos ante el peligro, se transforma en ansiedad y esta a su vez comienza a tener una serie de consecuencias a nivel mental y físico, que culminan en estados patológicos, es decir, de enfermedad.

Siendo el coaching una disciplina de acompañamiento a las personas, que se enfoca en el desarrollo del liderazgo, una de las aproximaciones más productivas en estas sesiones ha sido lograr que las personas generen por sí mismas una nueva perspectiva sobre el miedo, apalancándose precisamente en su intención positiva.

Imagine que tiene un bebe que va por primera vez a una guardería y piense en qué acciones ejecutaría antes de inscribirlo. Las respuestas pueden ser diversas pero, en general, tienen que ver con: investigar las opciones, analizar los beneficios y limitaciones, comparar entre los diferentes servicios, conocer a los directivos del plantel y al personal que cuida a los bebes, revisar las instalaciones, llegando hasta husmear disimuladamente para ver si se encuentra “algo” que no le guste. ¿Qué cree que le lleva a actuar de esa manera? No tenga duda, es el miedo que se activa para advertirle, indicarle que se prepare, que tenga cuidado, que sea precavido y ¡que esté muy alerta!

A partir de esta nueva posibilidad de reconocer el miedo como una emoción “natural” y asumirlo de una manera diferente, a través del coaching estas personas que estaban en la búsqueda de respuestas, comienzan a encontrarlas dentro de sí mismas, debido a que comienzan a fluir con libertad desde su miedo, permitiéndole que les ayude a tomar decisiones con mayor seguridad y certeza.

La próxima vez que sienta ese vacío en el estómago, o se perciba paralizado ante una situación, escanee sus emociones, deles la bienvenida, y agradézcales que estén allí para acompañarle y ayudarle en su camino.

 

Por Carola J. Rivas

Coach profesional, conferencista, motivadora, practitioner en PNL y comunicadora social.

Directora del Centro de Desarrollo de Coaching y de la empresa Estrategia Comunicaciones y Proyectos

carolajrivas@gmail.com

No Comments

Post a Comment